Make your own free website on Tripod.com

Demasiada saña

53422555588483945.jpg

No hay pistas sobre autores de la masacre en el centro de la ciudad de La Paz, B.C.

Por Elino Villanueva/El Universal

 

El procurador de Justicia del estado, Fernando González Rubio Cerecer, reconoció la ausencia de pistas sobre los autores de la ejecución de tres hombres en pleno centro de La Paz, por líos con el narcotráfico, y sostuvo que ninguno de los fallecidos tenía relación con corporaciones policíacas.

 

Sin embargo, uno de ellos, Gabriel Esteban Palomino Antuna, asesinado de 28 balazos "cuerno de chivo", fue chofer y guardaespaldas del actual coordinador estatal de Seguridad Pública, Adán Ruffo Velarde, durante su gestión como alcalde de La Paz, entre 1993 y 1996, postulado por el Partido Acción Nacional.

 

A pesar de los "filtros" instalados en terminales foráneas de la ciudad y el estado en busca de los presuntos responsables de la ejecución, el procurador de Justicia admitió que lo único que se tiene es una colilla de un cigarro de mariguana y una máquina contadora de dinero, pues los sicarios actuaron sin dejar huellas.

 

Por su lado, el delegado de la Procuraduría General de la República, Pedro Guevara Pérez, descartó que la dependencia ejerza la atracción del caso y únicamente investigará lo que corresponde al tipo de armas usadas y a la posesión de un vehículo reportado como robado en San Diego, Estados Unidos, pero los asesinatos son de ámbito local.

 

En las instituciones policíacas y en la comunidad destaca el profesionalismo de los autores del crimen, pues a pesar de que en el lugar había otros vehículos estacionados y hay varios negocios con paredes de cristal no hubo huellas de violencia más allá de los asesinatos de los tres traficantes de drogas.

 

De cualquier forma, analistas locales advierten diversas "señales" y "lecturas", sobre todo si se toma en cuenta que uno de los asesinados, Gabriel Esteban Palomino Antuna, fue guardia personal del coordinador de Seguridad Pública, Adán Ruffo Verlarde, cuya designación es una de las más cuestionadas en el actual Gobierno perredista.

8483951.jpg
"El Salo" pretendía huir de la lluvia de balas. Fue ultimado a tiros.

85849295.jpg
Gabriel Palomino, amigo íntimo del actual coordinador estatal de seguridad pública, Adán Ruffo V.

75483945.jpg
Dejaron el automóvil como coladera.

7682934565.jpg
La PGR atrajo la investigación por el calibre de las armas utilizadas.